Projekt Queer Refugees Deutschland

Violencia anti-LGBTI en centros de acogida de personas refugiadas: un estudio sobre los sistemas de protección de los estados federados alemanes desvela enormes deficiencias

El artículo «Sofern besonderer Bedarf identifiziert wurde» (en español: «Si se ha identificado una vulnerabilidad») publicado recientemente en la revista científica «Freiburger Zeitschrift für Geschlechterstudien» detalla enormes deficiencias en relación con la protección de personas refugiadas del colectivo LGBTI en los sistemas de protección contra la violencia de los estados federados alemanes. En el artículo, la autora Alva Träbert y el autor Patrick Dörr comparan los conceptos de protección contra la violencia de los estados federados existentes en marzo de 2019 con las medidas identificadas como estándares mínimos para la protección de personas refugiadas LGBTI. En principio, llama la atención que de los 16 estados federados responsables de acoger a personas refugiadas en Alemania, solo nueve disponen de un concepto de esta índole para sus centros de acogida regionales. Asimismo, estos nueve conceptos, en promedio, no alcanzan a cubrir ni un tercio de las medidas descritas en los estándares mínimos destinados a la protección de refugiadas y refugiados LGBTI.

En el análisis científico, el concepto de protección del estado federado de Sajonia arroja un resultado particularmente bajo con solo el 5 % de las medidas de los estándares mínimos, mientras que, en el sistema del estado federado de Bremen, por lo menos se ha establecido algo más de la mitad de las medidas. Sin embargo, se necesitaría una mejor protección con urgencia: en los centros de acogida, las personas refugiadas LGBTI suelen ser víctimas con particular frecuencia de violencia y, de este modo, pueden considerarse con razón en Alemania como grupo vulnerable, en función de la Directiva de la UE 2013/33/UE. De esta manera, la ausencia de medidas de protección establecidas, según Träbert y Dörr, implica también que Alemania continúe sin cumplir sus obligaciones europeas en la materia. La falta de protección tiene enormes repercusiones para las personas afectadas: el centro de acogida de personas refugiadas se convierte en un sitio vinculado al temor de sufrir violencia y muy rara vez encuentran el valor para hablar sobre sus necesidades. En general, el miedo a que se desvele su identidad de género es tan terrible como sus experiencias previas con el estado y la sociedad en el país de origen.

Träbert y Dörr coinciden en que la ausencia de las medidas necesarias para generar confianza no solo impide una protección efectiva contra la violencia en los centros de acogida. Además, contribuye a que muchas personas refugiadas no logren abordar en absoluto la persecución vivida en su país de origen durante el proceso de asilo. «Por eso, se necesita con urgencia que los estados federados establezcan mejor de una vez por todas la protección de personas refugiadas LGBTI en sus conceptos de protección», cierra Patrick Dörr, quien desde octubre de 2020 también es miembro de la comisión federal de la LSVD.

Scroll Up